Conoce los grados de un esguince de tobillo y cuál es el más grave

El tobillo es una articulación del pie, que lo une con la pierna y permite realizar los movimientos de giro hacia delante y atrás para extender y flexionar el pie. Esta articulación soporta la transmisión de la fuerza del peso corporal y los movimientos que dan estabilidad al pie, por ello es susceptible a una lesión, no solo en la práctica deportiva, sino en las actividades cotidianas de cada persona.

Hoy te contaremos qué es un esguince de tobillo, sus grados, cuál es el más grave y cómo recuperarse de esta lesión. ¡Comencemos!

 

¿Qué es el esguince de tobillo?

El esguince de tobillo es una lesión producida ante movimientos anormales al doblar, girar o torcer la articulación bruscamente hacia dentro del pie, provocando un aumento de la tensión de los ligamentos o bandas resistentes de tejido que unen a los huesos.

Los ligamentos ayudan a dar estabilidad a las articulaciones, evitando que se realicen movimientos excesivos más allá de su rango normal. Cuando los ligamentos se distienden demasiado, se desgarran y esto puede suceder al torcer el tobillo al caminar o correr, apoyar mal el pie, caer dentro de un hoyo, tropezar en las escaleras, pisar mal, o una torcedura por el uso de tacones.

Síntomas

  • Dolor
  • Sensibilidad al tacto y la presión ligera
  • Inflamación
  • Moretones
  • Dificultad para apoyar el pie
  • Dolor al apoyar el pie

Grados del esguince de tobillo

Esguince de tobillo síntomas

El movimiento brusco del tobillo puede provocar un desgarre parcial o total de los ligamentos del tobillo, que se divide en tres grados en función de su gravedad:

Esguince de tobillo de primer grado

Es la lesión de menor gravedad, en la que menos de la mitad del tejido del ligamento está afectada y puede haber una ligera rotura de ligamento. En la mayoría de los casos se produce un pequeño moretón en la parte lateral del tobillo y puede requerir un tratamiento conservador para desinflamar la zona y aliviar el dolor.

Los esguinces grado I o leve son causados por un estiramiento excesivo, pero no conlleva la pérdida de la función, ya que la persona afectada puede apoyarse sobre la articulación y caminar lentamente, aunque con dolor.

La recuperación de esta lesión puede tomar de un par de horas a unos días.

Esguince de tobillo de segundo grado

Es la lesión de más gravedad que el anterior, con un hematoma más grande, inflamación y puede implicar roturas parciales del ligamento. Las personas con esguince grado II o moderado tienen dificultad para apoyarse sobre la articulación afectada y conlleva cierto grado de pérdida de la funcionalidad.

Afortunadamente, la articulación puede sanar en un periodo de unos cuantos días o una semana.

Esguince de tobillo de tercer grado

En el esguince grado III o severo, la rotura de los ligamentos es completa, se presenta un hematoma importante, inflamación en todo el tobillo, el cual puede haber sufrido una contusión y una inestabilidad evidente en la articulación por lo que la persona no podrá apoyarse sin ayuda.

Esta lesión es la más grave, ya que puede haber una fractura en el cartílago de los extremos de la articulación del tobillo. Por ello, de no recibir tratamiento, ni esperar hasta que los ligamentos y el cartílago cicatricen por completo (lo que puede tardar de 6 a 8 semanas), pueden presentarse nuevas lesiones a futuro porque el tobillo no sana de forma adecuada, o desarrollarse artrosis a edad temprana.

En algunos casos, esta lesión también está acompañada de daños en los nervios por lo que es indispensable acudir con el médico lo antes posible.

Tratamiento del esguince de tobillo

El tratamiento conservador del esguince de tobillo se basa en el reposo, inmovilización de la articulación con tobilleras y aplicación de hielo. En algunos casos, el médico prescribe analgésicos y desinflamatorios para aliviar el dolor y ayudar a que la zona se desinflame.

El tiempo de inmovilización varía con base en el grado de la lesión y las características del paciente, quien también se ve beneficiado con los ejercicios de rehabilitación para movilizar poco a poco la articulación, fortalece los músculos y recupera su funcionalidad.

Prevención

  • Haz ejercicios de estiramiento antes del entrenamiento
  • Evita el sobreesfuerzo, ya que la fatiga muscular aumenta la probabilidad de una lesión
  • Usa calzado con soporte adecuado (como agujetas o velcro) y de tu número
  • Evita el uso de tacones
  • Utiliza tobilleras ajustables cuando vayas a ejercitarte
  • Si ya sufriste un esguince, usa la tobillera el tiempo recomendado por el médico y cuando vayas a practicar alguna actividad física

En el catálogo de Movim encontrarás una gran variedad de tobilleras para esguinces, de la más alta calidad para ayudarte en tu recuperación de una lesión. Navega por nuestra tienda de productos ortopédicos y deportivos donde encontrarás medias de compresión y otros artículos de prevención. Si tiendes dudas, te atenderemos con gusto a través del chat en línea o WhatsApp.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados