Inestabilidad de rodilla causa dolor

La rodilla es una de las articulaciones más complejas y propensas a lesionarse debido a que cargan con gran parte del peso corporal, además de otras razones deportivas, hormonales, musculares y posibles accidentes. Una condición frecuente es la inestabilidad de rodilla, y hoy te contaremos en qué consiste, cuáles son sus síntomas y posibles tratamientos.

¿Qué es la inestabilidad de la rodilla?

La rodilla es una articulación similar a las bisagras ya que tiene movimientos unidireccionales, se compone por cartílagos, huesos, músculos, tendones y ligamentos, partes que en conjunto permiten que la rodilla se doble, se estire y rote en un rango de 0° a 140°. Asimismo, cuando uno de esos componentes sufre una falla, la articulación se puede desalinear y provocar desequilibrio.

La inestabilidad de rodilla suele sentirse como un fallo, ya que el paciente tiene la sensación de que la articulación se tuerce, se mueve de un lado a otro, o de que pierde el equilibrio al realizar actividades básicas, por lo que puede causar inseguridad y disminuir la calidad de vida.

Síntomas

  • Sensación de falla de la articulación
  • Dolor de leve a moderado en la rodilla sin antecedente traumático aparente
  • Inflamación en la articulación
  • Dificultad para caminar o correr
  • Cojera
  • Golpeo anormal de la articulación

Frecuentemente, la inestabilidad de rodilla surge como síntoma de otro padecimiento que afecta a la articulación, ya que puede ser el resultado de una lesión en los ligamentos, en los cartílagos, huesos o tendones, por lo que la sintomatología puede variar dependiendo de la lesión presente en la rodilla.

Asimismo, la inestabilidad crónica de la rodilla puede provocar daños a los meniscos y desencadenar o empeorar la artrosis incipiente.

Causas

  • Lesiones en los ligamentos. El desgarro del ligamento cruzado anterior (LCA), la lesión del ligamento cruzado posterior (LCP) o la Lesión del ligamento colateral medio (LCM).
  • Osteoartrosis de rodilla. El desgaste del cartílago es una causa común de inestabilidad en pacientes de edad avanzada; además, la inestabilidad crónica se encuentra en el 90% de los casos de artrosis de rodilla.
  • Luxación o subluxación de la rótula. En esta lesión, el ligamento Lesión del ligamento colateral medio (LCM) que sostiene a la rótula puede quedar elongado o parcialmente roto, por lo que hace propenso al paciente a la inestabilidad y futuras luxaciones o subluxaciones.
  • Antecedentes de cirugía de meniscos. La meniscectomía total o parcial puede reducir el amortiguador natural de la rodilla, el menisco, provocando que el espacio articular sea reducido y la estabilidad del ligamento se vea comprometida.
  • Traumatismo antiguo en los ligamentos. En ocasiones, los traumatismos que lesionan a los ligamentos provocan una distensión, mientras que en otros casos no se presenta dolor, pero, con el tiempo, puede aparecer dolor crónico insidioso e inestabilidad.

Tipos de inestabilidad de rodilla

  • Aguda. Suele tener de 8 a 12 semanas de evolución. Su causa suele ser un traumatismo que provocó una lesión en el ligamento, como esguinces y luxaciones.
  • Crónica. Suele tener de entre 3 meses y varios años de evolución. Sus causas son lesiones agudas mal cicatrizadas, así como la pérdida de menisco o cartílago articular.

Factores de riesgo

La inestabilidad de rodilla suele afectar a las personas cuyas actividades requieren el uso intenso de la articulación como bailarines de ballet, atletas, deportistas, practicar ciclismo sin rodillera, trabajadores que pasan mucho tiempo de pie, entre otros.

Tratamientos

El tratamiento de la inestabilidad de rodilla depende de la gravedad de la lesión. Los tratamientos no quirúrgicos consisten en:

  • Terapia física. Aplicación de hielo y calor alternados, además de reposo de la pierna en elevación para reducir el dolor y la inflamación.
  • Medicamentos. Los más comunes son los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la inflamación.
  • Fisioterapia y rehabilitación. Para mejorar la fuerza, fortalecer los músculos y recuperar gradualmente la movilidad.
  • Rodilleras. Las rodilleras ayudan a sostener la rodilla y protegerla mientras sana, además la presión ayuda a reducir el dolor.

 

El tratamiento quirúrgico suele ser por medio de artroscopia para reparar la lesión causante de la inestabilidad. Algunos especialistas utilizan tratamientos alternativos como el plasma rico en plaquetas (PRP) o la insuflación de ozono médico para favorecer la autorreparación.

Diagnóstico

Es indispensable acudir con el médico para una exploración clínica y, ya que la inestabilidad suele ir acompañada o ser la consecuencia de una lesión, probablemente se requieran estudios de imagen como rayos X o tomografía computarizada para visualizar los huesos, ligamentos y cartílagos.

Medidas de prevención

  • Usar rodilleras al practicar deportes de riesgo
  • Practicar estiramientos y calentamiento antes de comenzar a entrenar
  • Hacer ejercicios de fortalecimiento muscular
  • Mantener una alimentación saludable y un peso adecuado

Si padeces inestabilidad o alguna otra condición que afecte tu rodilla, acude a tu médico antes de que la lesión sea más complicada de tratar. Recuerda que el movimiento es vida y que el ejercicio mantendrá todo tu cuerpo saludable y con un peso adecuado.

En la tienda en línea de MOVIM encontrarás una gran variedad de productos ortopédicos como rodilleras, plantillas, medias de compresión, ligas de resistencia, foam rollers, entre otros que te ayudarán a rehabilitarte y aliviar el dolor de la inestabilidad, inflamación e inicios de desgaste. Navega por nuestra tienda ortopédica y encuentra el producto que necesites, y para más información o ayuda, contáctanos a través del chat en línea donde te atenderemos con gusto.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados